Las madres también hacemos turismo

0
308

Ser madre de dos pequeños requiere mucha fuerza de voluntad, porque los niños te absorben por completo, son como una esponja que va absorbiendo cada fibra de energía del cuerpo. Es por eso que al final del día terminamos desbastados como si un huracán de fuerza mayor nos pasara por encima. Añoramos los fines de semana supuestamente para descansar, pero ocurre todo lo contrario; el domingo es el día que más temprano se levantan.

En mi experiencia como madre de dos peques puedo contarles un sinnúmero de actividades a las que me limitaba con la excusa de que “no es fácil con dos niños”. Pero les dejaré algunos ejemplos.

Dejé de ir al cine, a los restaurantes, a la casa de los amigos, a actividades sociales , y los viajes de vacaciones. Después de varias escenas en el restaurante, las pataletas en el cine y los gritos incontrolables en el avión, me prometí no hacerlo jamás. Pero para hacer turismo no se necesita ir muy lejos; eso lo aprendí en medio de mi frustración y el encierro al que me había sometido.

Me he convertido en una “caza fantasmas” de lugares poco comunes y que están a la vista pero que pocos conocen. Tengo la ventaja de vivir en New York, una ciudad que tiene muchas ofertas, muchos lugares que visitar y muchas atracciones, pero que a la misma vez requiere de un porcentaje de gastos muy altos.

Pero para las supermadres poderosas esto no es limitante cuando queremos sacarle una sonrisa a nuestros pequeños. Entonces descubrí que hay museos a los que se puede ir gratis durante la semana, como el Children’s museum of Manhattan; parques zoológicos que también tienen un día en los que se puede entrar gratis, y los famosos playgrounds (áreas de juegos) equipados con diferentes juegos y se encuentran en la mayoría de parques. incluso el Parque Central tiene una área de juego impresionante, con fuentes de agua que son muy llamativas para los niños y la pasan increíble . Otro paseo que a los niños les encanta es el recorrido en Great falls Nacional Historic Park y sus impresionantes cataratas.

La próxima vez que sientas que salir con niños es un reto, recuerda que hay pequeños lugares que pueden hacer de un mal día, uno mágico.