La magia de viajar a Europa

0
163

Les cuento que tenia tres años barajando este viaje y el pasado año dije me voy si o si. De un día para otro llame una amiga y le dije te vas conmigo a Europa en septiembre? Pero jamás imagine que su SI iba a ser tan rápido, y ahí inicio toda la travesía del viaje; lo planificamos en 4 meses, el dilema era si hacerlo por cuenta propia o con un tour, y después de tanto pensarlo nos recomendaron irnos en un tour para conocer lo que se necesitaba en un viaje a Europa….

Nuestra primera parada fue en la Madre Patria (España) llegamos a Madrid y se imaginaran que el Jet Lag quiso acabar con nuestras vidas pero no lo dejamos, caminamos en cantidades industriales, pero valió la pena porque tuvimos la oportunidad de conocer Madrid como se debe, desde la famosa Puerta de Alcalá, Plaza de Cibeles, Plaza Mayor, Plaza el Sol, caminar por la Gran Vía, ir a la chocolatería San Ginés y sobretodo deleitarnos con las bellezas del Parque del Retiro.

Luego dimos una pasadita rapidísima por Barcelona, nos fuimos en AVE que es un tren rápido súper cómodo aunque para mi gusto un poco costoso, les confieso que en esta nos encontramos con gente no muy amables, pero la hermosura de la Sagrada Familia hizo que nos olvidáramos de eso, esta ciudad de Gaudí realmente es hermosa. Rápidamente cruzamos hacia la hermosa Italia (creo que mi favorita) tuvimos la oportunidad de conocer a Roma, Capri, Pompeya, Florencia, Venecia…

Roma es un libro, realmente es la ciudad eterna, desde el vaticano hasta el coliseo son lugares altamente impresionante, es imposible quedarse con la boca cerrada al entrar a algunos de ellos, y si cuando fui a la Fontana de Trevi pedí mis deseos, naturalmente en Capri quedaras cautivado con los famosos farallones es una isla un tanto costosa, y con un turismo extraordinario, sin embargo en Pompeya te transportarás a otra época donde las construcciones de su antigua ciudad aun permanece casi intacta, y que decir de la ciudad de las Góndolas que precisamente no puedes irte si un paseo en ellas por un costo de 80.00 euros con capacidad para 4 personas, y que ni se te ocurra tomarte un café en plaza san Marcos porque lo recordaras eternamente, si también es una ciudad costosa, claro esto pensábamos hasta llegar a Suiza, una calidad de vida magnifica, una ciudad increíblemente limpia y ordenada igual que su gente, y por todo esto es bastante, exageradamente cara, realmente me impresiono su belleza, aquí también debimos durar más tiempo….

Y hasta que por fin llegamos al tan esperado París después de muchas horas en bus, cae la noche y lo único que nos interesaba a todos era ver el icono de esa ciudad, la maravillosa Torre Eiffel, les cuento que es súper fácil andar en tren, lo tomamos desde el hotel que estaba en las afueras hasta la parada de Trocadero, y nunca imaginamos que al salir y caminar 50 metros nos íbamos a encontrar con la Dama de Hierro, les confieso que quede sin palabras, sólo me detuve a observar por unos 45 minutos sin pestañar, todas las noches cada hora la torre cambia el color de su iluminación, la verdad que no nos podemos morir sin conocerla, pero tampoco te puedes olvidar en parís de ir al Arco del Triunfo, a los Campos Elíseos, el grandioso Museo del Louvre, los impresionantes Jardines de Versalles, darte tu pasadita por el cabaret del Lido y si quieres algo mas económico el Mouling Rouge pero sobretodo probar macarrones en la famosa pastelería Ladurée.

Visitamos muchas ciudades en 4 países, y de verdad sería difícil elegir cual me gusto más, cada cual tiene su encanto, pero sin lugar a dudas si tuviera que volver en este momento a alguna de ellas erigiría Florencia en Italia, algo de esta ciudad de la Toscana me cautivó desde que puse un pie en ella, pues imagínense que de repente lo primero que observas al entrar al centro del pueblo es una inmensa catedral con tantos detalles que seria imposible describirlos, aquí puedes encontrar los mercados artesanales con una especialidad en artículos de leather y claro no puedes irte sin comer su clásica Bistecca a la Florentina, pero le advierto que es un buen trozo.

LES RECOMIENDO:

Que compren todas sus entradas por internet porque las filas son verdaderamente largas, por ejemplo para entrar al Vaticano, y más aún elegir un guía, porque le sacarás más provecho, al igual que el Museo del Louvre.

SI VAS EN SEPTIEMBRE: tienes la ventaja de que el calor no es tan fuerte y el clima es más fresco, a excepción de Paris donde hace más frio que en todos lados.

TOUR O NO?

Tiene sus ventajas y desventajas, si tienes mucho sentido de ubicación y te manejas con los mapas y llevas una programación de lugares a visitar con horas y días, pues verdaderamente lo puedes hacer solo sin ningún inconveniente. No me arrepiento de hacer tour porque todo era con guía lo que es ventaja ya que te nutres muchísimo más, y tienes todas tus entradas ya compradas, ahora bien, casi todas las excursiones tienen un costo aparte de lo ya abonado en el tour, que sí tiene incluido todas las estadias, pero sentí que fue mucho tiempo perdido porque todo se hace en autobuses, por lo que pasas muchas horas en ellos y tiende a cansarte un poco más.

Al final, no importa como decidas irte, lo importante es que conozcas todas las maravillas, obras de arte, gastronomía y paisajes deslumbrantes visitando cada una de las ciudades de Europa.